HOMENAJE A SALVADOR DELLUTRI

HOMENAJE A SALVADOR DELLUTRI
 
La Fundación Argentina de la Esperanza organizó un homenaje al pastor Salvador Dellutri, personaje muy ilustre en San Miguel, con motivo de celebrar sus 60 años de vida. La celebración se realizo en la iglesia ubicada en Ángel D’Elía 2030
La ceremonia se realizo el viernes 30 de diciembre y estuvo presidido por el Dr. Marcelo Figueroa, se recibieron diversas representaciones y adhesiones desde el exterior y desde el interior del país, y tras una oración pronunciada por el pastor Dan Nuesch se dio inicio al mismo con la exhibición de una serie de diapositivas que daban testimonio gráfico de la vida del homenajeado.
El primero en tomar la palabra fue uno de los hijos del pastor, Ezequiel Dellutri (su otro hijo, Ariel, hablaría luego a través de un video), quien en tono humorístico hizo una breve reseña de la vida de su padre. “Hombre de radio, escritor, periodista, profesor, maestro, articulista todo terreno, pastor y, por supuesto, padre” diría, nacido el 25 de diciembre de 1945.
“No fuiste un padre de grandes discursos… gracias a Dios. Fuiste más bien una enorme presencia a nuestro lado” señaló Ezequiel Dellutri, quien luego afirmó: “Predicar es para vos una santa locura, no hay lugar en el cual te sientas más cómodo que detrás de un púlpito con tus papeles y dispuesto a dar un mensaje de esperanza”.
Luego llegaría el turno del pastor Jorge Ibarbalz, quien contó: “Nuestra amistad comienza en la etapa del imprentero. La década del 70, cuando había una ebullición en la sociedad y también en nuestras vidas”. Y Recordó que por aquel entonces “había una comunidad evangélica que no estaba como nosotros la soñábamos: unida, trabajando junta. Y soñábamos reunir a todos cuando cada uno tenía su redil. Y había muchos y cada uno levantaba sus barreras y nosotros, revolucionariamente, intentamos derribarlas y generar un rebaño”.
“Yo te deseo de todo corazón que vuelvas a soñar, que a los 60 todavía Dios te quiere para que sigas soñando y pensando y trayendo los sueños a la realidad de lo que se puede vivir” dijo Ibarbatz, y agregó: “Esta comunidad te acompaña y te anima para que sigas. Seguí soñando, porque algo nuevo Dios quiere hacer con vos”.
Por su parte, el pastor Juan Pablo Bongarrá recordó los años durante los cuales trabajó junto a Dellutri en la radio, entre 1981 y 1989, en las radios Mitre, Splendid, Transmundial, Del Plata; en televisión en un programa de canal 2 a las 19 hs y recordó que juntos organizaron la 3º Conferencia de Pastores.
Bongarrá recordó además: “A menos de siete meses de que comenzamos en Radio Mitre los domingos a la mañana (comenzamos el último domingo de agosto del año 81) nos dieron el premio Santa Clara de Asis. Y después cuando Clarín compró Radio Mitre nos fuimos a Radio Del Plata (…). En esa época triplicábamos al segundo en audiencia. Es decir nosotros estábamos con 45 punto en la segunda media hora y Radio Rivadavia, que era la radio que seguía, tenía 17”. Y afirmó: “Trabajar con salvador es toda una aventura; hay que tener paciencia”.
Otro de los invitados especiales fue el Profesor Guillermo Vadillo, uno de sus más entrañables amigos. Profesor de Física, asesor del Instituto Argentino de Seguridad, escritor y articulista, Vadillo habló de la amistad que los une desde hace años y comentó: “Estamos situados ideológicamente en veredas opuestas pero siempre llegamos a nuestras charlas con el mismo fin, que es justamente la búsqueda del valor del hombre y la búsqueda de una sociedad mejor”.
Asimismo hizo uso de la palabra la profesora Adelma Molinari, Profesora de Educación Especial y Coordinadora Institucional de la Asociación Protección y Ayuda al Discapacitado (APAD), quien habló del importante aporte de Salvador Dellutri a la comunidad sanmiguelina, destacando su hombría de bien.
También estuvieron y participaron del homenaje los pastores de Quilmes Raúl Caballero y Raúl Caballero (h), del Multimedia Perspectiva Sur y se leyó una carta enviada por el pastor Leonardo Hazic, mientras que el pastor Alfredo Smith participó a través de un video filmado durante esa misma jornada.
Por su parte, Jorge Lazbal y Adriana Nano se encargaron de ponerle música y tango al evento, mientras que el profesor Raúl Caballero Yoccou, biblista y teólogo que fue profesor de Dellutri, se encargó de dar cierre al evento.
Llegó finalmente entonces la oportunidad de que el gran protagonista de la noche, el pastor Salvador Dellutri, dirigiera su palabra a los presentes. “En primer lugar yo quiero agradecerles a todos los que están aquí. Tengo queridísimos amigos, tanto de la comunidad como colegas, pastores, con los que hemos militado muchos años juntos” comenzó.
Y prosiguió: “La presencia de ustedes hace bien. La lucha no es una lucha fácil, es una lucha difícil. En una lucha espiritual se dejan jirones de la vida, y es bueno en un momento determinado pararse y ver que algo se podido sembrar, que hay vínculos, que hay afectos, que hay amigos”.
Y más adelante contaría: “Antes de que yo conociera al pastor Raúl Caballero, que ha sido el que nosotros llamamos con mi esposa ‘el maestro’, de la mano de mi abuela yo iba cada domingo a la iglesia. Y cuando ella me llevaba yo tenía 6 o 7 años, recuerdo que la frase de ella era siempre: ‘Vos vas a ser un siervo de Dios, un hombre de Dios, y yo voy a orar por esto’. Mi abuela nunca llegó a verme en el trabajo de Dios, pero uno es el resultado de esas oraciones que no se perdieron y que están presentes en esta noche. Son esas oraciones de los que estuvieron al lado nuestro las que nos dieron la fuerza espiritual como para seguir adelante”.
“En esta dura lucha que es la fe, en esta dura lucha que en este mundo de hoy, donde impera el secularismo y, como dice el cardenal Bergoglio, la militancia del secularismo, el secularismo militante, activo, es difícil predicar los valores del cristianismo. Pero entendemos que es imprescindible hacerlo. (…) Lo demás, las ideologías que se han llevado tantas vidas se acaban en una o dos generaciones; Jesucristo permanece para siempre, por eso estoy comprometido con el evangelio de Jesucristo para siempre” afirmó.
Y hacia el final dijo: “Yo doy gracias a Dios por estos 60 años. Gracias a dios porque me dio lucidez y capacidad como para estar todavía en pie”, tras lo cual concluyó: “Es tremendamente importante en un momento de la vida que uno reciba algo de los que están alrededor. No podemos disminuir el hecho de que nos hace bien el prójimo, de que nos hace bien el otro. Así que ustedes me han hecho bien esta noche, han bendecido mi vida estando en este lugar. Que Dios los bendiga por esta alegría que me han dado”.
Fuente: Orbita/ Por Lorena Quintana
14 Ene '06

Deja un comentario

*