COMIBAM – CONO SUR

COMIBAM – CONO SUR

Bajo el lema de “Todo el evangelio desde el Sur a todas las naciones” los días 7-10 convocaron delegaciones de los movimientos misioneros nacionales de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Cada uno de los asistentes hicieron esfuerzos significativos para asistir y buscar juntos retos, fuerzas y recursos para hacer un avance en la cooperación y en la acción misionera, encontraron los siguientes desafios, los cuales hacemos propios y nos comprometemos a encarar:
1. Encontramos que este congreso fue una afirmación para todo el movimiento del Cono Sur de que COMIBAM va en dirección correcta en cuanto enfatiza una misión basada en la iglesia local. Casi en forma sistemática, su centralidad en la misión fue enfatizada en casi cada plenaria y los talleres fueron dirigidos a fortalecerla y ayudarla a articular su involucramiento.

2. Hemos sido llamados a entender la misión de la iglesia como un acto de obediencia. Que la iglesia tiene una responsabilidad ineludible, la de poner el evangelio disponible de todos; si la iglesia no lo hace, no solo es desobediente a Jesucristo sino que, priva a grupos etnolingüísticos de escuchar la buena noticia de la salvación.

3. Escuchamos un llamado claro a evaluar nuestra iglesia. A hacer una autocrítica de nosotros mismos, de nuestras iglesias y de los cristianos que estarnos produciendo, tanto coma las fuentes de nuestra teología y misionologia. A transformar la iglesia a través de la transformación de sus miembros en cristianos incondicionales, instrumentos activos en la evangelización global.

4. Las plenarias nos desafiaron sistemáticamente contextualizar nuestros procesos de misión, no solo transplantar la iglesia sino al establecimiento de esta entre los no alcanzados, supliendo para ellos respuesta a sus necesidades, no sólo de salvación, sino también aquellas que demandan nuestro involucramiento y servicio en bien de su vida, su ambiente y su futuro.

Declaramos que:
5. A pesar de algunas experiencias difíciles y de algunos desencuentros, la cooperación sigue siendo posible; sigue siendo el deseo del corazón de Dios para su iglesia. La cooperación, es la alternativa de hacer viable el cumplimiento de la descomunal tarea misionera de la iglesia desde el Cono Sur a todas las naciones.
6. Reconocernos con entusiasmo que, si tan solo la iglesia, agencias y centros de capacitación enlistadas aquí, toma seriamente su responsabilidad con la misión, el sueño de una fuerza misionera desde el Sur, es posible de lograrse.
7. La misión transcultural, es relevante cuando es bíblica, cuando es encarnacional al estilo de Jesucristo y, sobre todo, cuando depende del impulso del Espíritu y del poder de Dios y no de los planes o los dones administrativos o los recursos de alguien.
8. Este congreso nos ha permitido, tanto por la riqueza de sus propuestas como la multiculturalidad de los invitados, a crecer en un pensamiento más global de la misión, a salir del aislamiento regional. A tomar la iniciativa para ver con un énfasis de aprendizaje, otras regiones geográficas, en especial aquellas que componen, como nosotros el mundo mayoritario
Consientes de esto, hacemos un llamado a las iglesias en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay a una restauración del propósito primordial de la iglesia. A recuperar la, predicación de todo el evangelio que permita que el pecador sepa lo angustioso de su situación pero que conozca la esperanza de Salvación. A constituirse en una comunidad en movimiento que dirige el llamado de “ven” a los perdidos en todos los confines y a reconocer que el tiempo es corto, que la venida del Señor es inminente y que es nuestro deber hacer un esfuerzo denodado para contribuir a la inclusión de toda etnia, tribu, pueblo y nación en la adoración gloriosa al Cordero, tal corno lo muestra la visión de Juan en el Apocalipsis.
Santiago de Chile, 10 de Diciembre, 2005
Fuente:Red Misiones Mundiales

25 Dic '05

Deja un comentario

*