ARGENTINA

ARGENTINA

No en vano la consigna del predicador Dante Gebel, que logró reunir el sábado a 90 mil personas en el estadio de River Plate, fue que había que convertirse ” de invisibles en invencibles”, pues la prensa local ignoró completamente el suceso.
Algunos sectores cristianos protestaron por tal omisión en cartas enviadas a los diarios Clarín y La Nación. Rubén Proietti, presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) sostuvo que lo que hizo la prensa fue “tapar el sol con las manos”.
Produce una sensación muy fea, haber estado en un evento que “alteró” la noche del sábado, y que lo hayan querido hacer pasar como si no hubiese pasado nada, dijo.
En contraste, los diarios abrieron sus páginas a un evento de música clásica, desarrollado en la Plaza de la Flor, con una concurrencia estimada en 6 mil 500 personas. “A la misma hora y muy cerca de allí, el estadio de River Plate, estaba totalmente colmado, incluyendo el campo de juego, con un evento de características internacionales”, señaló en una misiva al diario
La Nación la periodista evangélica Lizzie Sotola
La mega concentración que tuvo a Gebel como figura central, reunió a jóvenes cristianos provenientes de diferentes partes del país como del exterior que colmaron las tribunas y el campo de juego. La transmisión del “Superclásico de la Juventud” a más de 20 países fue llevada a cabo por Voz Cristiana Internacional. Esta fue la segunda presentación del predicador, después de la celebrada en el estadio de Club Vélez Sarfield, en el 2004.
Contó con la participación del “Puma” Rodríguez (vía satélite desde Miami), y del internacional Ricardo Montaner, ambos convertidos a Cristo y otros artistas invitados como la banda 20/20, Marcos Vidal, el grupo Rescate y la mítica banda estadounidense Petra.
“El Señor me dijo que te diga que tengo muchos hijos, pero nadie como vos” repitió Dante Gebel una y otra vez a la multitud de jóvenes que fueron desafiados a aceptar la gracia del perdón de Dios sobre sus vidas.
” Los propósitos de Dios van a cumplirse más allá del propio talento e imperfección personal si aceptamos el riesgo de afrontar la realización de nuestros sueños”, dijo el predicador que advirtió que la “estrechez mental” puede limitar, mas no Dios “que no pone límites a sus hijos y su labor se concentra en romper estructuras para desarrollarnos personalmente”.

Fuente:ALC
25 Dic '05

Deja un comentario

*