PRIMICIAS

PRIMICIAS
NEPAL – Asesinato y Perdón en Aldea Tribal
En las comunidades étnicas de Nepal, el escoger seguir a Cristo es sinónimo de rechazo, expulsión y, como le sucedió hace poco a una mujer, hasta muerte.
De acuerdo a los contactos de Christian Aid la dama era miembro de la tribu Santhal, tribu localizada al este del país. Hacía poco que un misionero autóctono le había presentado a Cristo y ella lo aceptó como su Salvador. Cuando su familia y vecinos se enteraron la golpearon tan severamente que tuvo que ser hospitalizada, en donde murió cinco días más tarde.

La policía arrestó a varias personas y las acusaron de asesinato. Sin embargo, los cristianos de la tribu, dirigidos por el misionero autóctono que vive entre ellos, decidieron perdonarles y los cargos fueron retirados. Este misionero informa que: “los vecinos se mostraron muy sorprendidos, y desde entonces están en busca de la verdad de Cristo”.
Como secuela de la tragedia el líder un ministerio autóctono para quien el misionero trabaja llegó hasta la comunidad de la mujer asesinada. Para escucharlo se erigió una carpa bajo la cual se reunieron unas 350 personas. Éste nos dice: “siete miembros de una familia de la tribu que habían sido acusados del asesinato aceptaron a Cristo”. Esto fue seguido por otras 27 conversiones. Como resultado en la zona se ha comenzado una nueva congregación que crece cada día más.

Oremos para que esta comunidad Santhal continúe respondiendo al evangelio de Cristo. Oremos que la familia de la mujer asesinada encuentre la paz.

———————————————————–
MARRUECOS – Ministerio Radial Alcanza a Miles de Musulmanes en África del Norte
En aquellas ciudades en que no se permite predicar y convertir a las personas, un ministerio autóctono está usando un programa de radio para impactar la vida de los residentes con el evangelio.

Recientemente el líder de un ministerio misionero autóctono, proveniente de un trasfondo musulmán le contó a Christian Aid sobre los frutos que su programa misionero en la radio estaba generando en Marruecos. Éste dice: “todas las semanas nos llegan cartas de musulmanes residentes en el norte de África, quienes nos dan las gracias por compartir por radio las Buenas Nuevas, así como también por los cursos bíblicos por correspondencia. Todas las semanas alguien nos da las gracias por ayudarlo a aceptar a nuestro Señor Jesucristo como su Salvador personal”.

Aún en medio de la pobreza y opresión más terrible, muchos están llegando a los pies de Cristo. El líder cuenta sobre un joven que, para aprender más sobre Cristo, se registró en un curso bíblico por correspondencia. Indica que: “no podía conseguir trabajo, la única manera que tiene de obtener el dinero para comprar el sello y enviarnos su trabajo es ir los viernes a la mezquita y mendigar por dinero. [El dar limosnas a los pobres es uno de los cinco pilares del Islam y los musulmanes más devotos siempre dan algo a los mendigos que se encuentran en la mezquita los viernes, su día de adoración]. Su historia nos tocó el corazón”.

El programa de este ministerio radial también es escuchado por las diversas etnias Berber residentes de Algeria. Luego de escuchar el programa un hombre de una aldea Berber llamó a la misión. Sobre esto el líder de la misión nos dijo: “este hombre fue tocado y, antes de morir, quería comenzar su vida con Cristo. Nos contó cómo el programa fue como el sonido de una alarma que le decía que ya era el momento de comenzar a pensar en la eternidad”.

Adicionalmente al programa de radio, el ministerio lleva a cabo viajes de seguimiento en los que discipulan a aquellos nuevos hermanos en Cristo. Los obreros también realizan campamentos de verano en diferentes áreas, así dan la oportunidad a estos nuevos creyentes de crecer y tener compañerismo junto a otros cristianos.

Oremos por aquellos que llegan a Cristo a través de las misiones autóctonas. Muchos se enfrentan a la persecución de parte de sus propias familias y vecinos. Oremos que su fe se mantenga firme. Oremos por la protección de los obreros autóctonos que tan valientemente llevan la verdad de Cristo a estas zonas tan peligrosas.

———————————————————–

BIRMANIA – Misioneros Autóctonos son Víctimas de Enfermedad
En este país, que es uno de los más pobres del mundo, los misioneros autóctonos no están exentos de los retos por sobrevivir a los que se enfrentan sus compatriotas. Más difícil todavía es la lucha por la supervivencia que enfrentan los que trabajan en las áreas rurales en donde menos de la mitad de la población tiene acceso a servicios médicos, enfermedades tales como cólera, malaria, tuberculosis y disentería, ante los cuales miles de residentes sucumben cada año.

Lamentablemente, la víctima más reciente lo fue un misionero autóctono que trabajaba con un grupo patrocinado por Christian Aid. Mientras servía en uno de los campos misioneros, el 27 de mayo pasado, Van Ro Sui murió de malaria, tenía solo 23 años de edad.

En 1995, durante una cruzada misionera para niños Van Ro Sui aceptó a Cristo. Luego en un Instituto Bíblico autóctono obtuvo el grado de Bachillerato en Teología. El líder del ministerio nos cuenta: “El Hno Van Ro Sui era conocido por su compromiso en la predicación del evangelio. Éste trabajaba alcanzando a los grupos tribales de Sia Taw”.

Para Van Ro Sui y los demás entre quienes trabajaba, las enfermedades terminales son cosa de todos los días. Según las estadísticas, menos de la mitad de los residentes de las zonas rurales del país tiene acceso a agua potable, o servicios de salubridad aceptables. En Birmania el promedio de expectativa de vida es de 50 años (a modo de comparación en los Estados Unidos el promedio de expectativa de vida es de 77 años).

En respuesta a tal necesidad los ministerios autóctonos, tales como en el que Van Ro Sui trabajaba, están realizando alcances médicos. Uno opera una pequeña clínica móvil (en bicicletas y motocicletas) en la que llevan medicamentos hasta las regiones más remotas en donde no hay médicos y a donde estos (los médicos) se niegan a ir.

Lamentablemente, Van Ro Sui era tan sólo una de las víctimas más recientes de las enfermedades que sufren los que residen en los campos misioneros de Birmania. Los líderes del ministerio informan que además, dos parejas misioneras sufrieron abortos debido a la ausencia de cuidados médicos apropiados. Otros dos misioneros autóctonos sufren de episodios severos de malaria. Otro obrero del evangelio pide oren por su hijo de un año de edad quien ha estado muy enfermo por varias semanas.

Por favor oremos por las necesidades de estos siervos de Cristo. Quienes, por trabajar en las regiones rurales y entre tribus que nunca han escuchado del evangelio, sacrifican mucho, incluyendo su salud.

Los ministerios autóctonos de Birmania desean poder cubrir los gastos médicos de los misioneros y de aquellos creyentes a quienes han alcanzado. Muchas veces con tan solo $4500 cubren estos costos médicos durante un año.

Fuente: “Primicias” de Christian Aid Mission.

12 Jul '05

Deja un comentario

*