BRASIL

BRASIL

SÃO PAULO – Más de 2 millones de fieles, la concentración masiva más importante de los últimos tiempos en esta ciudad, reunió el jueves 26 la Marcha para Jesús, según cálculos de la Policía Militar.
El alcalde de esta capital, José Serra, participó en la Marcha y agradeció el trabajo de asistencia social realizado por las iglesias evangélicas. “Espero que con esta reunión se fortalezcan nuestros lazos espirituales y nuestro compromiso con la ciudad”, dijo Serra. Al mismo tiempo pidió más apoyo a los evangélicos para atender las necesidades de los pobres de la región metropolitana de esta urbe.

También estuvo en la marcha un reducido grupo de homosexuales, integrante de la Iglesia para Todos, que predica la diversidad. El grupo, de 13 personas, portaba una bandera de la iglesia donde se destacaba un arco iris, símbolo del movimiento gay, que salía de una Biblia estilizada.
La Marcha para Jesús se trata de un evento internacional e interdenominacional que se realiza anualmente en centenas de
ciudades en el mundo.

La primera Marcha para Jesús se realizó en 1987, en Londres, para mostrar a la sociedad que la Iglesia no se restringe a las cuatro paredes y que ella está presente en la sociedad. Dos años después, 45 ciudades del Reino Unido realizaban la marcha, que se transformó en un evento continental en los años 90 del siglo pasado. En Brasil, la Marcha para Jesús fue realizada por
primera vez en 1993.
Cinco años después, más de 10 millones de personas marchaban para Jesús en 170 naciones, como una expresión de la comunión entre hermanos de diferentes iglesias.

“Nosotros estamos haciendo una declaración teológica: !!La Iglesia está en movimiento y está viva!”, dice el texto de la Marcha. “Mientras estuvo en la tierra, Jesús invirtió la mayor parte de su tiempo en las calles, en los campos, o sea al aire libre. Muchas veces cuando él enseñó dentro de las sinagogas, fue expulsado o retirado del local”, agrega el texto.
En Río de Janeiro, la Marcha para Jesús fue realizada el sábado 14 de mayo, bajo el lema “El ejército de Dios marchando por la paz”. El evento, organizado en la Ciudad Maravillosa por el Consejo de Ministros Evangélicos del Estado de Río de Janeiro (COMERJ), reunió a más de 100 mil personas por las calles céntricas.

El coordinador de la ONG Viva Río, Rubem César Fernandes, participó en un acto simbólico en la Marcha. Fernandes destruyó tres armas de fuego entregadas en la Jornada por el Desarme realizada el 21 de mayo a nivel nacional. “Es muy bueno ver a la Iglesia, el pueblo de Dios, convocando a desarmar al país y agregó La Iglesia, que sirve a Jesús, el Príncipe de Paz, tiene que hacer aún más por esa causa”, afirmó.

Fuente: Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
12 Jul '05

Deja un comentario

*