IMPORTANTE

IMPORTANTE
Luego de servir por 60 años como misionero evangelista en muchas partes del mundo, Bob Finley está convencido de que las operaciones misioneras contemporáneas tienen una gran necesidad de ser reformadas. En su nuevo libro titulado Reformando las Misiones en el Extranjero, hace un llamado para que todos los misioneros provenientes de países industrializados que en la actualidad están viviendo en países pobres se retiren de estos. Sostiene que, en general, su presencia es contraproducente porque tiende a identificar el evangelio de Cristo con gobiernos o culturas extranjeras. También porque, cuando comparados con las personas entre las que están trabajando, los extranjeros aparentan ser fabulosamente ricos. Su presencia crea envidia y socava la voluntad de los cristianos autóctonos de ser autosuficientes.

En este libro, uno de los argumentos principales del Dr. Bob Finley es que en el Nuevo Testamento no hay precedente para este tipo de obra misionera que comenzó en el siglo 18 y que ahora es una empresa multi billonaria. Éste argumenta que en el Nuevo Testamento no hay ninguna instancia en el que el Señor envió un apóstol (misionero) a un país extranjero, en donde éste no conociera el idioma de los residentes. El evangelio se esparció por todo el imperio romano sin juntas misioneras ni misioneros extranjeros como los que hoy en día enviamos.

Por el contrario, el libro señala: los misioneros contemporáneos son una tradición de la iglesia fundamentada en el modelo de la competencia de la libre empresa como lo es Ford, GM, Coke, Pepsi o Burger King y McDonald’s. Cada denominación o misión independiente hace lo que le parece, muchas veces contratando obreros de misiones autóctonas y destruyendo sus ministerios.

Aunque presta homenaje a los pioneros del pasado, y expresa su aprecio por su labor, el libro declara que una nueva era ha llegado en la que este tipo de operación tradicional tiene que ser descontinuada. Muestra cómo los misioneros autóctonos hacen el 90% del trabajo con menos del 10% del total de los fondos asignados al trabajo misionero. El momento ha llegado, sostiene Finley de que aquellos que consumen el 90% del dinero del Señor y hacen el 10% de Su trabajo compartan su riqueza con algunos de los 300,000 misioneros autóctonos que hacen el 90% del trabajo. En especial con aquellos que están en los campos misioneros sin ningún tipo de sostén.

Reformando las Misiones en el Extranjero puede ser comprado en las librerías o en la Internet sólo en Ingles por medio de www.xulonpress.com o por teléfono, 24 horas al día, siete días a la semana llamando al 866-909- 2665.

Fuente: Primicias de Christian Aid Mission
 
14 May '05

Deja un comentario

*