TAILANDIA

TAILANDIA

Entre las cientos de aldeas tailandesas afectadas por el tsunami del pasado diciembre se encuentran las de un grupo muy poco conocido y a quien en español se les llama “gitanos del mar”. Aunque sus conocimientos ancestrales salvaron a muchos de la muerte, las gigantescas olas arrastraron hacia el mar la mayoría de sus hogares, pertenencias y fuentes de ingresos.

El término tailandés para gitanos del mar es “chao leh”, que significa “gente del mar”. Aunque durante la época en que los barcos mercantiles de Holanda y España viajaban por esas rutas eran considerados como piratas a los que había que temer, hoy viven en terrenos cedidos por el gobierno, localizado en unas de las islas más hermosas del sudeste de Asia. La mayoría de los gitanos del mar, especialmente los ancianos, se aferran a su cultura. Aunque Tailandia es considerada una nación budista, muy pocos gitanos del mar lo son, quienes en su mayoría son animistas y espiritualistas.
La mayoría sobrevive pescando y atrapando jueyes, cangrejos y pepinos del mar (un pequeño invertebrado marino).

Estos aldeanos ahora están devastados pues el tsunami destruyó sus botes, trampas y otro equipo de pesca. Los misioneros autóctonos están tomando este hecho como una oportunidad para ayudar a esta población tan olvidada por todos.
Estos han identificado una aldea al sur de Tailandia que es el hogar, no sólo de los gitanos del mar, sino también de tailandeses musulmanes, budistas y de los Isaan, una etnia originaria del noreste de Tailandia que tiene su propio lenguaje y cultura. En esta aldea cien familias de pescadores perdieron sus botes durante el tsunami.

Los misioneros están trabajando para sustituir los botes, las trampas y redes de cada familia, pero esto tiene un costo de $2000 por cada familia. Actualmente debido a que no pueden llegar sus cargas al mercado, las familias apenas pueden sobrevivir.
Un misionero escribe sobre la oportunidad que esta asistencia les ha presentado: “El lazo que se ha creado con los gitanos del mar, ha generado una gran oportunidad de fundar una iglesia, ya que estos están abiertos al cristianismo”.
Oren por la labor que los misioneros autóctonos están realizando entre los gitanos del mar luego del embate del tsunami.
Fuente: “Primicias” de Christian Aid Mission

5 Abr '05

Deja un comentario

*