PERU

PERU

El Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) en Asamblea realizada en su sede de esta capital el 23 y 24 del corriente mes,
eligió una nueva directiva y aprobó modificaciones en sus estatutos.
La nueva Junta Directiva está dirigida, como presidente, por el pastor Rafael Goto Silva, secretario general de la Iglesia Evangélica de los Peregrinos y ex responsable del Proyecto Paz – Perú, del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI).
Como vicepresidente fue elegido el pastor Darío López Rodríguez, de la Iglesia de Dios; como secretario Carlos Jara De Paz, de las Asambleas de Dios y como tesorero Pedro Merino Boyd, de la Iglesia Presbiteriana y Reformada.
Integran la Junta, en condición de vocales: Rafael Torres, de Misiones Presbiterianas Mundiales; Otoniel Coronel, de la Iglesia del Nazareno y Juan Inocencio, de la Asociación de Grupos Evangélicos Universitarios del Perú (AGEUP).
En esta Asamblea se aprobaron los nuevos estatutos del CONEP y su respectivo reglamento, que plantea, entre otras cosas, que la gestión de la Junta Directiva tendrá una duración de dos años y no uno como hasta ahora.

La Junta Directiva estará constituida por siete miembros. La presidencia, vicepresidencia, secretaría y tesorería serán asumidas por representantes de las denominaciones. También se consignan tres vocales, cargos que serán asumidos por un representante de una iglesia independiente, un representante de una entidad misionera, y un representante de una organización de servicio.
La asamblea acordó que en los próximos dos años la agenda del CONEP tendrá como ejes de acción: el desarrollo de una estrategia de incidencia en el campo de la igualdad religiosa; la movilización de esfuerzos para acompañar a las iglesias ubicadas en la zona amazónica; y el desarrollo de un trabajo de sensibilización y acción para promover la ciudadanía ambiental.

Asimismo, se pondrá especial énfasis en el trabajo de la evangelización, por lo que se aprobó fortalecer el Programa de Evangelismo a Fondo”, asumiéndolo como una iniciativa histórica para generar un proceso concreto de la cooperación misionera.
Rafael Goto, al agradecer su designación, manifestó: tenemos la responsabilidad de fortalecer la institucionalidad del CONEP, afirmándolo como un espacio de encuentro interdenominacional para la misión, la acción pastoral y la presencia pública.
Es necesario seguir afirmando los procesos de unidad entre las familias denominacionales, a fin de que las diversas tradiciones puedan encontrar posibilidades de cooperación y de intercambio misionero, agregó.

Por otro lado, los asistentes subrayaron que el CONEP tiene el gran reto de seguir aportando, desde su rol pastoral, a la vida pública del país. En ese sentido, afirmaron, seguiremos participando de manera activa en los espacios y redes ciudadanas que contribuyen al sostenimiento institucional del país, al desarrollo integral y a la construcción de la democracia.
Creemos que nuestras iglesias pueden hacer un aporte significativo en la lucha contra la pobreza, la corrupción y la injusticia, enfatizó la Asamblea.

Fuente: Rolando Pérez / ALC

10 Mar '05

Deja un comentario

*