MALAWI

MALAWI

En el nombre de Cristo los misioneros autóctonos están ayudando y cambiando las actitudes de los residentes hacia los ancianos de Malawi. En esta nación del sub-Sahara en la que culturalmente los ancianos son considerados brujos, temidos o ignorados.
Hace poco un equipo de misioneros autóctonos visitó una aldea en la que distribuyó 50 sacos de granos entre los más necesitados, entre los que se encontraban muchos ancianos. En muchas aldeas africanas se considera que los ancianos no tienen ningún valor y, en lugar de ser cuidados por sus hijos o nietos, ellos son abandonados.
Peor aún, muchos son temidos, pues se cree que ser anciano es equivalente a ser un brujo. El líder del equipo que distribuyó los alimentos escribe: “cada vez que uno de sus hijos, o el bebé de alguna pareja de jóvenes muere, o si alguien muere antes de lo que se espera, los ancianos son culpados por la muerte. Esto es parte de las falacias que los jóvenes africanos tienen sobre los ancianos”.
Como resultado de tales creencias, muchos ancianos son abandonados a su suerte y muchos mueren de hambre.
En el nombre de Cristo, los misioneros autóctonos se sienten llamados a alcanzar a estos ancianos marginados. Como indica el líder de un ministerio: “el Señor no los ha abandonado. Ellos también son a la imagen del Señor”.
Además de proveerles alimentos a los ancianos de Malawi, este ministerio repara sus hogares, techando sus techos de paja. Los misioneros autóctonos esperan que estas actividades cambien las actitudes de los jóvenes africanos, los cuales están condicionados a percibir a los ancianos como brujas y brujos. Oremos por estos misioneros.

Fuente: “Primicias” de Christian Aid Mission
10 Mar '05

Deja un comentario

*