INFORME ESPECIAL

 INFORME ESPECIAL


La organización Fumadores Pasivos Uruguayos (FPU) solicitará al MSP que se declare epidemia tabáquica en Uruguay, pues entre 30.000 y 35.000 adolescentes se envician con el tabaco cada año.

La organización social no lucrativa lanzó una convocatoria a los empresarios con la pregunta: ¿Le preocupa a su organización el tabaquismo de los adolescentes? Los jóvenes uruguayos son los que más exposición al tabaco sufren luego de Cuba y Argentina en América, existiendo ya la Asociación de Enfermos Pulmonares Obstructivos Crónicos.

La FPU llamó a los empresarios con personal dependiente y a cargo, para que opinen acerca de la incidencia del tabaquismo en el ámbito laboral. La pregunta central es si perjudica el desempeño, qué gastos extras ocasiona y qué plan hay para reducir estos inconvenientes. Según la presidenta de FPU, contadora María Inés Roca, si un empresario micro, mediano o grande, cuando se le pregunta si incide el tabaco en su vida y en su empresa “responde que sí, le invitamos a participar de una reunión de organizaciones e instituciones no gubernamentales, dispuestas a trabajar para enfrentar la grave situación de la epidemia de tabaquismo entre nuestros jóvenes”.

Afirma Roca, que “el tabaquismo ha alcanzado en el Siglo XX un carácter epidémico y ha calado hondo en el estilo de vida de nuestra sociedad. La ciencia, en las últimas décadas, ha confirmado el daño causado por este consumo y ha llegado a la conclusión de que es aún peor que lo que inicialmente se pensó, ya que hoy el tabaco es la principal causa de muerte evitable del mundo. Según Roca, el tabaco “causa más muertes por año que el HIV/SIDA, los accidentes de tránsito, el alcoholismo, las drogas ilegales, los incendios, los homicidios y los suicidios, juntos”, asegurando que “la mayoría de los consumidores de tabaco se hace adicto durante la adolescencia. El consumo de tabaco es la puerta de entrada al consumo de las llamadas drogas ilegales. Una vez que un joven se inicia en el consumo, no es nada fácil que abandone el mismo”.

FPU inicialmente estaba compuesta por funcionarios públicos que pedían que los jerarcas respetaran el decreto que prohíbe fumar en las oficinas públicas. Hoy se amplió comprendiendo a todos quienes quieren contribuir a reducir el consumo de tabaco. “No existe ninguna respuesta efectiva, organizada, para prevenir y tratar la adicción al consumo de tabaco de nuestros jóvenes. En Uruguay se confirmó que luego de Cuba y Argentina, es el país de las tres Américas donde los jóvenes están más expuestos al tabaquismo pasivo. Ha llegado el tiempo de obtener una respuesta seria a este serio problema”, dijeron.
Fuente: LR21 / LaRepublica21.com

6 Feb '05

Deja un comentario

*

INFORME ESPECIAL

INFORME ESPECIAL

En un estudio realizado recientemente, el Centro Latinoamericano de Desarrollo (Celade) brindó datos alarmantes acerca del alto índice de suicidios, ello es consecuencia de problemas multifactoriales entre los que destacó el desempleo, el alcoholismo y las drogas.

La investigación efectuada por el Celade reveló que las personas que pierden su empleo son tres veces más propensas a cometer suicidio que las que tienen trabajo. El desempleo en nuestro país dadas las condiciones actuales, puede aumentar la vulnerabilidad a sucesos generadores de estrés, angustia y depresión, incrementando los factores de riesgo como problemas financieros o
enfermedades mentales, que pueden preceder al suicidio.

El presidente del Celade, licenciado Mario Marenco Sosa, dijo que se estima en algo más de 25 millones la cantidad de personas que padecen depresión en América Latina, cifra que se elevará en los próximos años según los estudios de OMS, por lo que este flagelo parecería tener características de epidemia.
En Uruguay ese índice alcanza a un 12% de la población.

Que hoy sea un objeto de estudio serio y relativamente nuevo, no significa que la depresión fuera antes una ilustre desconocida. Durante siglos la depresión se disfrazó de tristeza bastando que fuera definida como una enfermedad en las entrañas de una sociedad productiva para que cambiara de perfil. De todas maneras, Marenco señaló que lo que a veces convierte a la
depresión en un fantasma y otras en un flagelo, es su capacidad de mimetizarla. Y enfatizó que algo más de un 80% de sus víctimas no la reconocen como enfermedad buscando un tratamiento, sino la atribuyen al estrés, hasta que ésta se instala como una característica de la personalidad y la enfermedad se toma como declarada con presencia de alteraciones psicopatológicas de graves riesgos, proceso éste individual que muchas veces termina en el suicidio.

Lazos con el suicidio
Datos estadísticos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), indican que en el año 2000 en el mundo murieron a raíz del suicidio unas 815.000 personas, lo que se traduce en una defunción cada 40 segundos llegando a ocupar el cuarto lugar de deceso en las personas entre 15 y 44 años.
En nuestro país, como consecuencia de la crisis económica de 2002, hubo un acelerado agravamiento de suicidios en personas con más de 40 años y alto nivel educativo, alcanzando a un 12.6%. Este comportamiento se ha mantenido, llegando a la conclusión de que casi 2 uruguayos por día se quitan la vida voluntariamente, además entre ellos se cuenta gran cantidad de intentos de autoeliminación de jóvenes entre 15 y 20 años.

En el año 2003 se registraron más de 600 casos de autoeliminación, cifra ésta que superaría las muertes anuales por accidente de tránsito. En la mayoría de los casos las armas de fuego son las formas de suicidio más recurrentes en nuestro país, seguido de la ingesta de psicofármacos y el ahorcamiento, bastante más frecuente en el Interior que en la capital.

Marenco afirmó que en el 80% de los casos, el arma se obtuvo del núcleo familiar, lo que deja como saldo que en la actualidad el número de armas en poder de la población que ha tenido acceso fácil a armas baratas tanto legal como ilegalmente adquiridas ascienda a un millón. Y destacó que en el Centro de Quemados algo más del 10% de los internados están por intento de
eliminación.
“Por otra parte hay que tener muy presente que en ninguna parte del Uruguay el suicidio es tan frecuente en jóvenes como en Rivera, Rocha y Colonia, posiblemente debido a pautas culturales y religiosas. En cuanto a las mujeres, éstas se quitan la vida menos que los hombres, tal vez como signo de la misión tradicional que se ha asignado a la mujer protectora de la vida”, subrayó Marenco.

Finalmente el presidente del Celade dijo que estos datos estadísticos son alarmantes y evidencian la existencia de una población en riesgo, con grupos de individuos vulnerables que se encuentran en la fase final de un complejo proceso que lleva al suicidio.
En tal sentido Marenco Sosa remarcó que se hace necesario e imprescindible la implementación de políticas de prevención a nivel de los órganos responsables, así como una educación integral que genere proyectos de vida y promueva el involucramiento de actores detectando tempranamente el acto suicida en individuos deprimidos en los que se suman factores de estrés como
desempleo o pérdidas afectivas.

Otra opinión
Nuestro país ocupa el primer lugar en América Latina y el Caribe en esa problemática. Las principales causas son la violencia doméstica, los problemas siquiátricos y los motivos económicos. Las autoridades informaron que en el año 2002, en plena crisis económica, se registró el pico mayor de la historia.

La doctora Silvia Peláez, presidenta de la Asociación de Suicidiología de América Latina y el Caribe, informó que desde el pasado día 20 de agosto se está aplicando un plan de prevención de este mal, a instancias de la Intendencia Municipal de Montevideo, en las zonas de mayor índice de suicidios de nuestra capital, centrados en el Cerro y Casabó.

“En nuestro país mueren de una a dos personas por día por esa causa, pero hay que recordar que quien comete suicidio o lo intenta, no quiere en realidad morir, desea dejar de vivir en la condición en que se encuentra.
Por eso hay que dejar claro que el suicidio es algo prevenible y evitable.
En el fondo desea vivir”, explicó la especialista, al tiempo de recordar que las personas pueden recurrir al teléfono gratuito 0800-8483 para obtener ayuda profesional.

Paralelamente, la doctora Peláez informó que en el Interior del país hay más ejemplos de autoeliminación que en Montevideo, siendo los departamentos de Rocha y San José los que están al tope de los guarismos.
“Ahí este fenómeno siempre es más alto que en Montevideo, porque la población es más vieja. El suicidio aumenta con la edad, además, como este es un tema mayoritariamente masculino, en el Interior vemos cómo la emigración hace que hayan más hombres. Por otro lado, la desruralización ha atacado los valores culturales, además de empobrecer a los pobladores, está promoviendo el suicidio”, expresó la doctora Peláez.

Fuente : La República en la RED / LaRepublica21 – Montevideo,Uruguay


6 Feb '05

Deja un comentario

*