AUSTRALIA

AUSTRALIA

El pasado 17 de diciembre un tribunal de Australia encontró culpables a dos
miembros de una iglesia evangélica del delito de incitación al odio
religioso contra el Islam y la comunidad musulmana. Los dos pastores
evangélicos de la organización Catch the Fire Ministries, Danny Nalliah y
Daniel Scott, fueron condenados por sus declaraciones efectuadas durante un
seminario celebrado en marzo de 2002 y otras publicadas en varios artículos
del boletín de la iglesia.

En sus declaraciones, Scott afirmó, por ejemplo, que “el Corán de los
musulmanes promueve la violencia y el asesinato y los musulmanes son
mentirosos y demonios.” Estas afirmaciones convencieron al Consejo Islámico
de Victoria de la necesidad de llevar el caso ante los tribunales. Por otro
lado, un artículo aparecido en la publicación de la Iglesia afirmaba que el
“Islam es una religión asociada con el terrorismo.”

Los dos pastores han sido condenados ahora en base a la Sección Octava del
Acta de Tolerancia Racial y Religiosa, que pena la incitación al odio racial
o religioso contra cualquier religión. “Las declaraciones fueron efectuadas
de una forma que era esencialmente hostil y denigratoria para todos los
musulmanes, su dios, el profeta Muhammad y las creencias y prácticas
religiosas musulmanas en general,” señala el fallo. La mencionada Acta
prohíbe a una persona el “incitar al odio, fomentar el desprecio, crear
repulsión o someter a un serio ridículo” a una persona o grupo por razón de
sus creencias o actividades religiosas. Entre las penas que el juez puede
imponer está la de una indemnización económica a la comunidad musulmana así
como una rectificación pública.

Cabe señalar que la comunidad musulmana ha contado en su denuncia con el
apoyo de otras entidades religiosas como la Iglesia Católica, la comunidad
judía y la Iglesia de la Unificación. El presidente del Consejo, Yasser
Suleiman, manifestó: “Resultó importante que todos juntos hiciéramos frente
a la incitación. Comprendimos que los ataques contra una religión son una
herramienta utilizada por los extremistas para difundir su ideología.”
Suleiman manifestó que la decisión judicial permitirá integrar mucho más
fácilmente a la comunidad musulmana dentro de la sociedad australiana, ya
que “cuando las personas son demonizadas, se les está denegando la capacidad
de conseguir empleos, relacionarse de forma normal con la gente y sentirse
seguros.”

El Consejo Islámico de Victoria (ICV) agrupa en su interior a las
comunidades islámicas que existen en Victoria y es miembro de la Federación
Australiana de Consejos Islámicos (AFIC), la organización que representa a
los musulmanes ante el gobierno de Australia.
Fuente: ALC / ACPress.net

30 Ene '05

Deja un comentario

*