KENYA

KENYA

Luego de una pobre temporada de lluvias, la mayor parte de Kenya está ahora experimentando una sequía muy severa. Dos millones de personas se enfrentan a un futuro de muerte por inanición debido a que las cosechas de maíz y los abastos de agua están secos.
Los ministerios autóctonos, aunque también sufren de los efectos de la sequía, están trabajando para que en el nombre de Cristo, lleven ayuda a esta población. Sin embargo, debido a que la hambruna se esparce y el precio de los alimentos sube, ellos se enfrentan a muchos obstáculos.

De acuerdo al líder de un ministerio patrocinado por Christian Aid, la época de lluvias constantes en Kenya ocurre entre los meses de marzo a agosto. Este año las lluvias fueron erráticas. Veintiséis de los 74 distritos de esta nación están sufriendo de esta sequía.
Las mujeres y los niños son los que más sufren. Se estima que el 35% de esta población que reside en las áreas más afectadas sufre de malnutrición. Es muy poco lo que los sobrecargados y poco equipados servicios de salud pública pueden hacer para aliviar la situación.

Los residentes se aglomeran junto a los pocos recursos de agua que quedan los cuales están contaminados y localizados en campamentos poco sanitarios. Además de la malnutrición, la sequía ha traído el riesgo al contagio de enfermedades. Las mujeres tratan desesperadamente por proveerle alimento para ellas y sus familias por ello la prostitución ha aumentado. Lo que a su vez ha causado la diseminación de enfermedades sexualmente transmitidas.
Los misioneros autóctonos de Kenya desean proveerle agua y alimentos a esta población que tanto sufre, pero, ellos mismos apenas sobreviven. Por favor, oren para que el Señor les permita alcanzar a muchos en el nombre de Cristo.
Fuente: “Primicias” de Christian Aid Mission

1 Nov '04

Deja un comentario

*