COLOMBIA

COLOMBIA

Adoptar a cinco hijos sí que es una decisión de fe y de convicción. Pero al ver a las cinco hermanitas huérfanas adoptadas por una pareja de misioneros estadounidenses, uno comprende que los esposos no solo tomaron esa decisión por la confianza que tienen a Dios, sino también por lo encantadoras que son cada una de ellas (entre 9 y 17 años).

Cuando Cliff y Grace Hutchison, una pareja de esposos miembros de la iglesia bautista, conocieron en Huaraz el año pasado el caso de las hermanitas huérfanas, decidieron promover su adopción en el Perú y Estados Unidos.
Sin embargo, nadie quería hacerse cargo de las cinco; a lo mucho, querían adoptar a dos de ellas y a las más pequeñas, pero las niñas lo que deseaban era seguir juntas. Imploraban que nunca las separaran.

Un amigo de los Hutchison les recomendó que las adoptaran. Cliff pensó en ese momento que ya tenían una hija -también adoptada- y no tenían mucho dinero y su casa era pequeña para una familia tan grande. Sin embargo, su fe pudo más.
Las cinco pequeñas huaracinas quedaron huérfanas en el 2000 al morir sus padres en un accidente de tránsito en el Callejón de Conchucos. Su abuela se hizo cargo de ellas, pero su condición humilde no podía sacarlas adelante hasta que en medio de la desesperación recibió la ayuda de la aldea-hogar Arco Iris, una obra social que es financiada y dirigida por la Alianza Evangélica Española. Allí conocieron a los esposos misioneros.
La ministra de la Mujer de Colombia, Ana María Romero-Lozada, entregó ayer de manera formal al matrimonio la declaración que les permite adoptar a las cinco hermanitas, ahora ya de apellido Hutchison Coopin.
Fuente: EL COMERCIO / ACPress.net

1 Nov '04

Deja un comentario

*