ARGENTINA

ARGENTINA

Ley de Educación Sexual – Documento de ACIERA

En las últimas semanas, en el marco de la discusión en la Legislatura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de un proyecto de ley sobre educación sexual denominado “Directrices de educación sexual integral”, el tema de la educación sexual obligatoria en las escuelas, su contenido y características, ha sido motivo de particular preocupación.
Desde ACIERA se ha manifestado la firme oposición al mencionado proyecto al no compartir algunos de sus fundamentos, artículos de su contenido, y en especial por el poder casi exclusivo que pone en manos del Estado para decidir contenidos y juzgar conductas.

La sexualidad es una dimensión central de la persona. Es un don de Dios no solo para la procreación sino también para su disfrute. A través de ella expresamos los sentimientos más profundos en un marco de amor y respeto.
Lamentablemente, la sociedad con su énfasis en un sexo deshumanizado y carente de valores ha pervertido lo que graciosamente Dios nos ha dado. Además, la crisis de los modelos tradicionales de familia, la redefinición de roles en su seno, la circulación de nuevos valores ha debilitado lo que debería ser el contexto natural y óptimo para el desarrollo de una sexualidad sana. Se suma a lo anterior el efecto devastador de la ignorancia y tabúes sobre temas sexuales. Las consecuencias son bien conocidas: embarazos no deseados, maternidad precoz, enfermedades de transmisión sexual, desajustes profundos de la personalidad, discriminación, etc.

La sexualidad es mucho más que genitalidad o comportamiento biológico. En la sexualidad humana lo genital y biológico se encuadra en el marco de posturas éticas, principios morales, pautas culturales y valores religiosos. Son las familias, y en especial los padres, los primeros responsables de transmitir la educación sexual de acuerdo a sus propios valores. Esta responsabilidad es inalienable e indelegable.
Sin embargo, no siempre se da este marco ideal para el desarrollo de una sexualidad sana. Por esto, le cabe al Estado crear los mecanismos educativos y sanitarios que permitan que cada habitante tenga el derecho de recibir la educación necesaria para una sexualidad plena y responsable, respetando los principios y valores de quien la recibe.

Como Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) considera que:

1- Es necesaria una legislación que cree los mecanismos para una educación sexual respetuosa de los valores, convicciones y creencias religiosas de la familia, si las tuviere.

2- Debe crearse los espacios para que los padres participen activamente del proceso, ya sea en la generación y supervisión de los contenidos, como así también en la educación que ellos mismos necesiten.

3- Deberá prestarse especial atención a la formación de los agentes educativos, no solo considerando su capacidad docente, sino su propia estructura de personalidad y valoración de la sexualidad.

Es de esperar que la situación creada por la discusión de esta legislación sea una oportunidad para crecer en el respeto y el diálogo, y una ocasión, como sociedad, para agradar a Dios, nuestro creador.

Este documento de ACIERA es firmado por su presidente, el Pr. Rubén Proietti, y por el vicepresidente el Pr. Norberto Saracco.
Fuente: ACIERA

25 Nov '04

Deja un comentario

*