31 DE OCTUBRE

31 DE OCTUBRE
El 31 de Octubre de 1517, Martín Lutero expuso en la puerta de todos los santos de Wittemberg las 95 tesis que cambiaron la historia de la Iglesia contemporánea . Había comenzado la REFORMA.
Allí se encendió una antorcha cuyo resplandor se extendió velozmente por toda la cristiandad, y que nunca pudo ni podrá ser apagada.

Martín Lutero nació el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben Alemania. Sus padres: Juan y Margarita Lutero. Por haberle bautizado en el día de San Martín, le dieron este nombre que significa “Guerrero” y por lo que fue la Reforma, se convirtió en el “Guerrero de Dios.”

En Erfurt, descubrió la Biblia y se convirtió en su incansable lector; en ella encontró la forma de ser justificado el pecador ante un Dios santo que no se agrada del pecado pero si del pecador arrepentido y convertido a Él. Esta convicción que “el justo vivirá solo por la fe en Jesucristo ” (Romanos. 1:16-17), le llevó a convertirse en el predicador de este mensaje de Dios para la salvación del mundo. Lutero estudió teología y se convirtió en doctor y maestro en la Universidad de Wittemberg donde compartió su fe y esperanza con sus alumnos y compañeros docentes.
Fue el hombre que encendió una antorcha cuyo resplandor se extendió velozmente por toda la cristiandad, y que nunca pudo ni podrá ser apagada.

Cuando la Iglesia Cristiana de Occidente proclamaba una salvación por obras, comprando indulgencias y los favores de Dios con dinero y sacrificios, Lutero fijó en la puerta del templo del castillo de Wittenberg sus 95 tesis el 31 de Octubre del año 1517 con las cuales refutó el valor de las indulgencias para la salvación. Lutero tuvo que enfrentarse a la persecución que se desató en su contra por parte de el papa León X y el emperador Carlos V.

El 18 de abril de 1521, ante la Dieta Imperial reunida en Worms y presidida por el emperador Carlos V, quienes le pidieron que se retractara de sus escritos y de sus enseñanzas; Lutero firmemente habría de decir: ” Si no me convencen mediante testimonio de las Escrituras o por un razonamiento evidente, puesto que no creo al papa ni a los concilios solos, porque consta que han errado frecuentemente y se han contradicho a sí mismos, quedo sujeto a los pasajes de las Escrituras aducidos por mí, y mi conciencia está cautiva de la Palabra de Dios. No puedo ni quiero retractarme de nada, puesto que no es prudente ni recto obrar contra la conciencia”. Como no le pudieron comprobar su error con la Biblia, no se retractó.

De regreso a casa con sus seguidores, en cada pueblo por donde pasaba salían a felicitarlo y a manifestarle su apoyo. En el segundo día de viaje, Lutero fue secuestrado por un grupo de hombres armados y encapuchados quienes lo llevaron a caballo por el bosque hasta llegar al castillo de Wartburgo enviados por su amigo el príncipe elector Federico. Allí Lutero estuvo un año y utilizó su tiempo traduciendo el Nuevo Testamento del latín al alemán, el idioma de su pueblo, para que todos pudieran leer y entender el mensaje de Dios para la humanidad. Lutero escribió también algunos libros, cartas, tratados devocionales, sermones, exposiciones bíblicas y folletos, en Wartburgo (dice la tradición que en dicha ciudad, se inspiró para escribir el más famoso de sus himnos: “Ein feste Burg ist unser Gott” – Castillo fuerte es nuestro Dios -, inmortalizado por Bach y Mendelsohn en una cantata y una sinfonía, respectivamente).

Lutero utilizó los medios de comunicación existentes; como fueron sus manuscritos, la imprenta, el correo, la conferencia, el debate y sus clases tanto en la universidad como en la Iglesia, para dar a conocer el mensaje del Evangelio de Jesucristo.
Su comunicación con el pueblo tanto verbal como escrita fue de gran valor para el proceso de Reforma de la Iglesia. La gente conoció su pensamiento teológico, social, político y le apoyó en su empresa reformadora.
En el siglo XXI cuando se dispone de tantos medios masivos de comunicación modernos, la Iglesia debe usarlos para difundir el mensaje de la reconciliación del hombre con Dios.

El ministerio pastoral de Lutero redundó en grandes bendiciones para su pueblo y para la cristiandad universal. Su hogar fue ejemplo de vida Cristiana. ¿ Quién podría negar hoy que Martín Lutero fue una personalidad profundamente religiosa que busco honestamente y con gran abnegación el mensaje del Evangelio ?.
Murió el 18 de Febrero de 1546, está en el seno de su Salvador y vive en el recuerdo de sus hermanos cristianos de todos los tiempos y latitudes.
Tomado de “Sembrando Vida” – Resumen de Iglesia en Marcha .net

1 Nov '04

Deja un comentario

*