HALLOWEEN Y LA SOCIEDAD QUE NO QUEREMOS…


Por Darío Labarta

Cada día que pasa nos llenan de asombro los acontecimientos que se suceden en cuanto a lo moral y social. La violencia está al orden del día, niños que se drogan, adolescentes que roban y matan con violencia irracional.

Padres que pierden el control en la educación de sus hijos, falta el respeto, se terminan valores y nuevas costumbres llegan, se adoptan y se practican sin medir las consecuencias posteriores.

Entrando el mes de octubre se espera, cada año con mayor fuerza, la fiesta de Halloween. Por doquier se aprecian los dibujos de brujas, gatos negros, fantasmas, monstruos y demonios. Institutos privados y escuelas se preparan para celebrar esta fecha.

Pero, ¿se habrán puesto a pensar qué es lo que estamos celebrando? ¿Sabemos realmente del origen histórico de la fiesta de Halloween?

Trescientos años antes de Jesucristo, los Celtas, habitantes de las Islas Británicas, de Escandinavia y la región Oeste de Europa, comenzaron la celebración de Halloween.

Los Druidas, un grupo de sacerdotes Celtas, magos, adivinos y hechiceros adoradores del dios de la muerte “Samhain”, controlaban la vida de su pueblo.

Cada año, el 31 de octubre, los Druidas celebraban la noche del nuevo año céltico en honor de su dios. El festival de Samhain, llamado “el festival de la muerte”, era celebrado oficialmente y aún hoy es reconocido por todos los satanistas y ocultistas.

Antón Lavey, autor de “La Biblia Satánica”, dice que hay tres días de suma importancia para un satanista: el día de su cumpleaños, el 30 de abril y el más importante…. Halloween, puesto que para ellos es la noche en la que los poderes satánicos, ocultistas y brujerías alcanzan su máximo nivel. La “Enciclopedia Mundial” define a Halloween como “…el principio de todo lo frío, oscuro y muerto”.

La celebración de “el día de todos los santos” fue tomado por los Celtas, quienes nunca abandonaron su costumbre y fusionaron su cultura con otras. Esta celebración (día de todos los santos) fue cambiando de nombre, de “All Hallow Mass” a “All Hallow´s eve”, “Allhallowen eve”, a “Allhalowe´n” y finalmente “Halloween”.

Los Druidas iban de casa en casa, exigiendo toda clase de alimentos extraños para su consumo y ofrecerlo a su dios de la muerte Samhain. Si la gente del pueblo no les daba esos alimentos que ellos exigían, éstos echaban un hechizo diabólico sobre sus casas, cuyo efecto era la muerte de uno de los miembros de la familia en el transcurso de un año…. “trick or treat”

Ellos llevaban en ese día consigo un gran nabo (turnip), hueco y con una cara grabada en la parte frontal, que representaba el espíritu satánico del cual dependían para obtener poderes y conocimientos. El nabo estaba iluminado por una vela dentro de él, que era usado como linterna cuando iban de casa en casa por la noche.

Cuando esta práctica llegó a América, en los siglos XVIII y XIX, los nabos no eran tan abundantes; el vegetal nativo que lo sustituyó fue la calabaza. El nombre dado por los Druidas al espíritu dentro de la lámpara era Jock y al llegar a las colonias de los Estados unidos fue cambiando por “Jack, quien vive en la lámpara” o “JackoLantern”.

Lo que era en sus inicios lo es aún hoy… un día de honor y promoción a todo lo que es frío, oscuro y muerto. Doreen Irving, ex satanista, quien fue la más grande de las brujas en el Oeste Europeo y las Islas Británicas, se convirtió al cristianismo y cuenta que si los padres hoy día tuvieran alguna idea de lo que realmente es “Halloween”, no se atreverían a mencionar la palabra “Halloween” frente a sus hijos.

Nuestra responsabilidad sólo queda justificada ante aquello que ignoramos, pero si queremos una sociedad mejor, una juventud sana y comprometida y niños sin pesadillas creciendo con parámetros correctos, quitemos todo aquello que por más que sea moda, aparentemente divertido e inocente, puede ocasionar daños irreparables a nivel sicológico, físico y lo más preocupante de todo, espiritual.

Diga no a “Halloween” por una sociedad mejor.

16 Oct '04

Deja un comentario

*