AFRICA

AFRICA

Debido a una buena temporada de lluvias, este año en el oeste de África, se
esperaba recoger buenas cosechas. En cambio las lluvias favorecieron la
reproducción de las langostas a un nivel que ha resultado ser destructivo
par los agricultores, quienes han experimentado una plaga como no habían
visto en los últimos 15 años.
Durante el mes de julio los cielos sobre Senegal, Mauritania, Nigeria, Malí
y Chad se oscurecieron con las nubes compuesta por billones de langostas que
destruyeron toda la vegetación que encontraron a su paso.

Esto incluyó, no sólo las cosechas, sino también las viviendas de paja de
los agricultores. Por la presencia de miles de langostas que se ahogaron
dentro de ellos, los pozos se contaminaron, obligando a los aldeanos a
caminar kilómetros en busca de agua potable.
La nación más afectada ha sido Mauritania. Con cuatro millones de acres de
sembradíos o el 80% de las cosechas afectadas. A menos que se reciba ayuda
del exterior, el gobierno anticipa un período severo de carestía.

En otros países, como Senegal y Nigeria, los esfuerzos centralizados para
luchar contra la plaga han sido muy pobres. La falta de suficientes
cantidades de insecticidas significa que los agricultores tienen que
concentrarse en las áreas más infectadas, dejando otras totalmente
desamparadas. En esta lucha los agricultores utilizan técnicas milenarias
como el encender fuegos, o el excavar trincheras en las que entierran a los
saltamontes.

Agricultores que buscan ayuda del exterior se ven obstaculizados por lo
lento de las comunicaciones; como ninguno tiene teléfono para pedir ayuda al
gobierno, tienen que caminar hasta la ciudad más cercana.
En medio del desastre, los ministerios autóctonos están trabajando para
ayudar a sus hermanos y hermanas que se enfrentan a este desastre. Los
misioneros también ven esto como una oportunidad para esparcir el amor de
Cristo entre los musulmanes, ayudándolos en Su santo nombre.
Fuente: “Primicias” de Christian Aid Mission

3 Oct '04

Deja un comentario

*