VICTIMAS CRISTIANAS

VICTIMAS CRISTIANAS
Alertan sobre la persecución que ejercen en Asia los budistas

En seis Estados de Asia los budistas colaboran para perseguir a las otras
religiones, incluido el cristianismo. Lo documenta el informe 2004 de la
asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada.
La imagen que para muchos occidentales tiene el budismo es de paz,
tranquilidad, fraternidad ecuménica… Pero parece que no siempre es así.
Según el último informe de Ayuda a la Iglesia Necesitada sobre la libertad
religiosa en el mundo, se evidencia un dato del signo muy opuesto: en casi
todos los Estados de Asia donde el budismo es la religión mayoritaria, se
produce persecución religiosa a todas las religiones que no son budistas.

El caso más dramático ha sido el de Myanmar, el antiguo Birmania. En el
número de junio del mensual americano Crisis, explica que la persecución a
los cristianos, que muchos se ven forzados a hacerse budistas.
En Camboya, en julio de 2003, un grupo de más de cien budistas asaltó una
iglesia en Kok Pring, en el sureste del país, durante la celebración
dominical.

En Laos, el gobierno comunista, en el poder desde 1975, ha declarado
expresamente que quiere eliminar a los cristianos, porque considera el
cristianismo una “religión extranjera e imperialista” apoyada por los
intereses políticos occidentales y americanos. Los cristianos son
considerados subversivos y enemigos del Estado. El budismo no es la religión
estatal, pero es la mayoritaria y el Estado la favorece porque la considera
el elemento característico de la nación.

En Mongolia la constitución garantiza la libertad religiosa y el Gobierno
generalmente la respeta, pero pone obstáculos para obtener el permiso para
las celebraciones públicas. El budismo no es la religión del Estado, pero es
considerado parte integrante de la vida de la nación y tiene supremacía y
ventaja sobre el resto de las religiones.

En Myanmar el budismo no es religión estatal, pero es practicado por la
mayoría de la población. El gobierno lo controla y lo favorece, mientras
persigue a la minoría cristiana y musulmana. Las escuelas cristianas han
sido confiscadas por el Estado, y los cristianos apartados. Muchos se han
refugiado en Tailandia y en la India, donde viven en campos de refugiados.
En la región de Chin las cruces que había en las montañas han sido
destruidas y sustituidas por pagodas. Los cristianos son obligados a pagar
una tasa anual para sostener la religión budista y si se convierten obtienen
privilegios. La Biblia está prohibida y las reuniones dominicales son
continuamente asaltadas por grupos budistas. Además, muchos niños cristianos
son llevados muy lejos de sus familias, e internados en un monasterio
budista.

En Sri Lanka, donde casi el 70% de la población es budista, según afirma el
informe de Ayuda a la Iglesia Necesitada “el cristianismo es percibido como
una imposición colonial y la situación de los cristianos se deteriora cada
día”. La llegada al país de nuevos misioneros es muy obstaculizada. Las
acciones anticristianas se repiten continuamente, dirigidas por monjes
budistas. En agosto de 2003 el Tribunal Supremo prohibió el proselitismo y
en septiembre el Gobierno ordenó a todas las escuelas cristianas quitar de
sus programas la formación superior.

En Vietnam se autorizan seis religiones: budismo, catolicismo,
protestantismo, islam, hoa-hao, y cao-dai, pero hay una persecución
religiosa tremenda, con arrestos de fieles y destrucciones de iglesias y
templos. La minoría cristiana (menos del 8% de la población) es muy
perseguida, pero el budismo también sufre persecuciones. Su líder, Thic
Huyen Quang, está en arresto domiciliario desde 1982.
Fuente: El semanal digital .com

21 Sep '04

Deja un comentario

*