MEXICO

MEXICO
Continúa la persecución en Chiapas

El dirigente tojolabal Joselino Álvarez Méndez declaró que el gobierno
estatal ha sido “incapaz” de aplicar el estado de derecho en Chiapas, donde
el pasado 23 de junio siete familias tuvieron que abandonar sus hogares ante
el temor de ser agredidas por caciques católicos vinculados al Partido de la
Revolución Democrática (PRD). Este desplazamiento es una muestra más de que
el actual gobierno carece de voluntad para resolver este problema, indicó el
tojolabal.
Y de continuar el clima de hostigamiento y adversidad que existe, unas 40
familias cristianas podrían dejar sus viviendas, pues no “existen garantías
de seguridad para ellas”, dijo.

Ante esto, Álvarez Méndez manifestó que si el gobierno estatal no pone fin a
este clima de hostigamiento en las próximas 72 horas, “nos veremos obligados
a pedir la intervención de organismos internacionales defensores de los
derechos humanos, así como de la Comisión Nacional de Derechos Humanos
(CNDH), y realizaríamos un nuevo plantón en palacio de gobierno”.

Y como parte de las acciones de protesta, los evangélicos de “20 de
Noviembre” (Chiapas) decidieron que no acudirán a votar el próximo 20 de
octubre, día que se elegirán 118 alcaldes y los diputados del Congreso
local.
“No vamos a ir a votar, porque el candidato a la alcaldía por el PRD, José
Antonio Vázquez Hernández, dirigente de la CIOAC (Central Independiente de
Obreros Agrícolas y Campesinos) está vinculado con los católicos
expulsadores de nuestra comunidad”, dijo.

BLOQUEAN ENTRADAS
A casi una semana de la salida de siete familias de la comunidad 20 de
Noviembre, la situación que persiste es de tensión e incertidumbre, y se
sabe que las dos principales entradas a la localidad han sido bloqueadas por
los católicos ultras. “Sabemos, por testimonios de gente de la comunidad,
que están bloqueadas las dos entradas, que tienen guardias para evitar el
ingreso de la Policía Judicial. Están en alerta”, explicó Álvarez Méndez.

El dirigente cristiano pidió al gobierno estatal proceder con órdenes de
arresto en contra de los responsables de la expulsión de las citadas
familias, que en conjunto suman 67 personas; brindar las garantías para el
regreso de éstas por medio de la presencia de un destacamento de la policía
en la comunidad, y se les indemnice por los daños que sufrieron en sus
propiedades.
Y recordó al gobernador Pablo Salazar la promesa que hizo cuando era
“candidato de la esperanza” al gobierno del estado: que de ganar las
elecciones, “ya no habría más expulsiones en Chiapas ni por motivos
religiosos ni políticos. Y hoy, transcurrida una buena parte de su mandato,
las cosas en la entidad siguen peor, prueba de ello, es lo que sucede en 20
de Noviembre”.

DESPLAZADOS PIDEN AYUDA
Las siete familias de indígenas ligadas a la iglesia Renovación en Cristo,
que abandonaron sus hogares en la comunidad 20 de Noviembre, demandaron
apoyo alimenticio, enseres domésticos y ropa para poder sobrevivir como
“refugiados” en la colonia Jerusalén, en una zona periférica de Comitán.

Ubicados en tres casas rentadas en una de ellas conviven hasta cuatro
familias, los protestantes carecen de enseres domésticos y fogones para
preparar sus alimentos; pero además, requieren de alimentos, ropa, calzado y
cobertores para los ancianos y niños, principalmente.
Fuente: EL UNIVERSAL./ ACPress.net

21 Sep '04

Deja un comentario

*