ISRAEL

ISRAEL

La polémica ha quedado zanjada. El viejo acueducto subterráneo que recorre
la ciudad de Jerusalén a 52 metros de profundidad es en efecto el túnel de
Siloé al que alude la Biblia y que mandó construir Ezequías, rey de Judá
durante su reinado, entre los años 727-698 antes de Cristo.
Frente a las últimas teorías que afirmaban que esta obra de perfeccionada
ingeniería es posterior a aquella época, un equipo de investigadores de la
Universidad Hebrea de Jerusalén y de la universidad británica de Reading ha
demostrado que las excavaciones y trabajos fueron realizados alrededor de
700 años antes de nuestra era.

La prueba de datación por carbono 14 aplicada a muestras de escayolas y
maderas de un fragmento del túnel, así como la de datación por uranio-torio
de estalactitas que crecieron una vez perforado el canal, confirman el
resultado de la investigación, publicado hoy en la revista científica
Nature.
Es la primera vez que una estructura mencionada en el Antiguo Testamento (en
este caso, en el II Libro de los Reyes y en el II Libro de las Crónicas) ha
sido datada por métodos radioquímicos, basados en la desintegración de
elementos radioactivos. El túnel, de 533 metros de largo, entre 0,58 y 0,65
metros de ancho y una altura que oscila entre 1,1 y 3,4 metros, fue
construido sin utilizar soportes intermedios de hierro, lo que realza el
valor de su ingeniería, que presenta un curso tortuoso que los expertos
atribuyen a una adaptación a las formaciones rocosas perforadas.

Ante el asedio en 701 AC de los asirios, capitaneados por Senaquerib, y el
peligro de que la ciudad santa se quedara desabastecida de agua, Ezequías,
que llegó al trono con 25 años a la muerte de su padre, Ajaz, pensó en cómo
dar de beber a la ciudad, al tiempo que impedir que los asaltantes tuvieran
acceso al agua. Para ello, el Rey Virtuoso consultó a sus sabios y mandó
perforar un canal en la roca del valle de Cedrón para conducir el agua desde
el Manantial de la Doncella, a las afueras de Jerusalén, hasta el otro
extremo de la ciudad, en cuya desembocadura fue construida la alberca de
Siloé. En estas aguas, según el Evangelio de Juan, Jesús curó a un ciego de
nacimiento.

En 1880, un niño que se estaba bañando a la salida del túnel descubrió en un
fragmento de la roca una inscripción de seis líneas en hebreo, que más tarde
interpretó Conrad Schick, uno de los primeros exploradores de Jerusalén.
Pero el libelo, hoy en el Museo del Antiguo Oriente de Estambul, no hace
referencia a la fecha de las obras, sino a algunas de las etapas por las que
fueron avanzando. Con frases entrecortadas, describe el momento del
encuentro de los dos grupos de trabajadores que perforaron la roca desde
cada extremo del túnel y cómo las aguas iniciaron su recorrido.
Fuente: EFE./ ACPress.net

24 Sep '04

Deja un comentario

*