INFORME

INFORME

Aunque parezca mentira en pleno siglo XXI todavía existen millones de
personas que beben agua insalubre.
Naciones Unidas acaba de lanzar un mensaje de alarma al afirmar que, además,
unos 2.600 millones de personas –el 40% de la población mundial– no tienen
acceso a las medidas básicas de higiene.
De este alarmante porcentaje, 1.500 millones de personas habitan en las
regiones más deprimidas de India y China.

La directora ejecutiva de Unicef, Carol Bellamy, lo tiene claro: “Debemos
actuar ahora para cerrar esta brecha sanitaria o la cifra de muertes se
incrementará”. Bellamy asegura que “en todo el mundo están naciendo millones
de niños en una situación de emergencia de necesidades básicas”.

Principales víctimas: los niños
Todos estos datos proceden de un informe que han elaborado conjuntamente la
Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef. En dicho estudio se señala
a los niños como las víctimas más vulnerables a las enfermedades derivadas
del agua sucia y la escasa higiene. Concretamente, la diarrea mata a 1,8
millones de personas cada año, la mayoría niños menores de cinco años.

Objetivos de cara a 2015
El informe, denominado “Cumplimiento con los Objetivos de Desarrollo del
Milenio”, busca medir el progreso para alcanzar el objetivo de la ONU de
reducir a la mitad el número de personas que viven sin agua potable e
higiene adecuada para el año 2015.
El estudio se muestra optimista respecto al problema del agua y considera
que la meta es alcanzable. Alrededor de un 83% de la población tiene ya
acceso a suministros que dan ciertas garantías de salubridad, lo que supone
un gran incremento respecto al 77% de 1990.

Respecto a la higiene, el cuadro es menos alentador. Según los últimos
datos, el porcentaje de aquellos que tienen un mínimo aceptable es del 58% y
todo indica que la situación actual no variará demasiado y que 2.400
millones de personas no podrán llegar a ese mínimo.
Fuente: Focosdeinteres.com

24 Sep '04

Deja un comentario

*